22431
post-template-default,single,single-post,postid-22431,single-format-standard,stockholm-core-1.0.9,select-theme-ver-5.1.7,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Separación o divorcio? Diferencias

La principal diferencia entre la Separación y el Divorcio la encontramos en el hecho de que con la separación se produce el cese de la convivencia sin romperse de forma definitiva el matrimonio, subsistiendo el vínculo matrimonial.

 

Esto implica que, en caso de separación, ninguno de los cónyuges puede volverse a casar. Con la ventaja de que, en caso de reconciliación, es suficiente con que ambos cónyuges comuniquen al Juzgado que tramitó la separación su voluntad de reiniciar la convivencia para anular la separación legal, quedando sin efecto todo lo que se acordó en la sentencia de separación. Excepto el régimen económico matrimonial, que en caso de que sea el de ganancias, se disuelve con la sentencia de separación, y si los cónyuges no establecen lo contrario, se sustituye después de la reconciliación por el régimen de separación de bienes.

 

En cuanto al Divorcio, sí se pone fin al matrimonio de forma definitiva, la disolución es total, las partes quedan libres para volver a casarse con quien quieran. Por ello, en caso de que las partes se reconcilien una vez dictada la sentencia de divorcio, para formalizar de nuevo la situación será necesario volver a celebrar el matrimonio.

 

Para poder separarse o divorciarse, es necesario que hayan transcurrido como mínimo 3 meses desde la celebración del matrimonio, salvo en aquellos supuestos en que se teme por la vida o integridad física o psíquica de uno de los cónyuges o de sus hijos.

 

Si existen hijos menores, en ambos casos, tanto en la separación como en el divorcio, se debe regular la guarda, el régimen de relación y comunicación de los hijos con los progenitores, la pensión de alimentos, el uso del domicilio familiar , y cualquier otros aspecto relacionado con la atención y cuidado de los hijos menores.

 

En ningún caso es necesaria la separación como paso previo al divorcio.

 

Por último, en cuanto a los derechos hereditarios, tanto la separación como el divorcio impiden que el otro cónyuge pueda heredar.

 

Sea cual sea la decisión que se tome en caso de ruptura, separación o divorcio, es importante consultar con un abogado especializado en la materia, como lo es bellotas Abogados, para que defienda tus derechos e intereses.

 

Jéssica González Haro Gles Abogados